viernes, 6 de abril de 2012

Calvarios irreverentes


Cuando yo empezaba a trabajar de maestra tuve un compañero inteligente, brillante y divertido que nos hacía reir mucho. Entre otras habilidades grababa en cassette el cuento de Caperucita haciendo una voz distinta para cada personaje, voces de famosos de la época como Alfonso Sánchez, Rodríguez de la Fuente y otros. Carlos Toledano, que así se llamaba mi compañero, poseía, como una misteriosa reliquia, un volumen ajado y amarillento de El jardín de Venus, un libro de poemes erótico-humorísticos atribuído a Samaniego. 

Vino la apertura y ya el pecado no fue lo que era y el libro se volvió a editar de forma normalizada, cosa que a mi compañero le supo mal, pues ya era público lo que privado y misterioso había sido y no tenía tanta gracia el pecado. Uno de los poemas preferidos de mi compañero, que nos recitaba en días como hoy, era el que copio, en el cual se evoca un divertido Calvario viviente de la época con una Magdalena algo descocada que provoca ciertos problemas al Cristo viviente.

Samaniego fue un personaje muy interesante, que tuvo sus problemas con los poderes vigentes y del cual no sabemos tanto como desearíamos por más que nos hubiésemos aprendido algunas de sus fábulas más convencionales, de pequeños.


La fuerza del viento

En una humilde aldea el Jueves Santo
la pasión predicaban y, entre tanto,
los payos del lugar que la escuchaban
a lo vivo la acción representaban,
imitando los varios personajes
en la figura, el gesto y los ropajes.
Para el papel sagrado
de nuestro Redentor crucificado
eligieron un mozo bien fornido
que, en la cruz extendido
con una tuniquita en la cintura,
mostraba en lo restante su figura,
a los tiernos oyentes, en pelota,
para excitar su compasión devota.
La parte de María Magdalena
se le encargó a una moza ojimorena,
de cumplida estatura
y rolliza blancura,
a quien naturaleza en la pechera
puso una bien provista cartuchera.
Llegó el predicador a los momentos
en que hacía mención de los tormentos
que Cristo padeció cuando expiraba
y su muerte los orbes trastornaba.
Refirió, entusiasmado,
que con morir aniquiló el pecado
original, haciendo a la serpiente
tragarse a su despecho, aunque reviente,
la maldita manzana
que hizo a todos purgar sin tener gana.
Esto dijo de aquello que se cuenta,
y después su fervor aún más aumenta
contando los dolores
de la Madre feliz de pecadores,
del Discípulo amado,
y, en fin, del sentimiento desgarrado
de la fiel Magdalena,
la que, entre tanto, por la iglesia, llena
de inmenso pueblo, con mortal congoja
los brazos tiende y a la cruz se arroja.
Allí empezó sus galas a quitarse
y en cogollo no más vino a quedarse,
con túnica morada
por el pecho escotada
tanto que claramente descubría
la preciosa y nevada tetería.
Mientras esto pasaba,
el buen predicador siempre miraba
al Cristo, y observó que por delante
se le iba levantando a cada instante
la tuniquilla en pabellón viviente,
haciendo un borujón muy indecente.
Queriendo remediarlo
por si el pueblo llegaba a repararlo,
alzó la voz con brío
y dijo: Hermanos, el vigor impío
de los fieros hebreos se aumentaba
al paso que la tierra vacilaba
haciendo sentimiento,
y la fuerza del viento
era tal, que al Señor descomponía
lo que sus partes púdicas cubría.
Apenas oyó Cristo este expediente
cuando, resucitando de repente,
dijo al predicador muy enfadado:
- Padre, el juicio sin duda le ha faltado.
¿Qué viento corre aquí?, ¿qué berenjena?,
¿las tetas no está viendo a Magdalena?
Hágala que se tape,
si no quiere que el Cristo se destape
y eche al aire el gobierno
con que le enriqueció su Padre Eterno.


Félix Maria Samaniego

5 comentarios:

Lluís Bosch dijo...

Para digerir la semana santa estaba preparando un post sobre la irreverencia (las ganas que tengo), y el tuyo me ha inspirado. Gracias a ti (y a Samaniego, claro).

Jose Ramon Santana Vazquez dijo...

...traigo
ecos
de
la
tarde
callada
en
la
mano
y
una
vela
de
mi
corazón
para
invitarte
y
darte
este
alma
que
viene
para
compartir
contigo
tu
bello
blog
con
un
ramillete
de
oro
y
claveles
dentro...


desde mis
HORAS ROTAS
Y AULA DE PAZ


COMPARTIENDO ILUSION
JULIA

CON saludos de la luna al
reflejarse en el mar de la
poesía...




ESPERO SEAN DE VUESTRO AGRADO EL POST POETIZADO DE TITANIC SIÉNTEME DE CRIADAS Y SEÑORAS, FLOR DE PASCUA ENEMIGOS PUBLICOS HÁLITO DESAYUNO CON DIAMANTES TIFÓN PULP FICTION, ESTALLIDO MAMMA MIA,JEAN EYRE , TOQUE DE CANELA, STAR WARS,

José
Ramón...

Júlia dijo...

Lluís, ya ves que en tiempos de Samaniego tampoco se tomaban la historia muy seriamente.

Júlia dijo...

Gracias por la visita José Ramón, ahora miraré tu blog.

Júlia dijo...

Algunos de estos poemas de Samaniego parecen letras de Javier Krahe.