domingo, 22 de julio de 2012

FRANCISCO VILLAESPESA (1877-1936), nacido en Laujar de Andarax








Muhammad ibn Abd Allah ibn Said ibn Ali ibn Ahmad al-Salmani (Loja, 15 de noviembre de 1313), más conocido como Ibn al-Jatib (لسان الدين بن الخطيب), poeta, escritor, historiador, filósofo y político andalusí describió en sus crónicas la disposición urbana de Laujar alrededor de la Alcazaba así como su reconocida artesania de la seda que, según su descripción, "resplandecía más que el oro", hoy desaparecida. También describe como existían canalizaciones de riego, acequias conservadas hasta nuestros días, que permitían a los lugareños obtener hasta tres cosechas al año, cuyo grano era almacenado en silos subterráneos.

(wikipedia)


Hace unos días me contó la madre de la pareja de mi hija que su pueblo natal, en el cual aún mantienen una casita, era Laujar de Andarax. En general, conocemos poco la geografía hispánica, incluso la catalana. A menudo me sorprenden personas que considero inquietas e interesadas en todo eso que llamamos cultura catalana preguntándome dónde está determinada población que yo considero razonablemente importante. Si eso pasa con los lugares cercanos, con todos esos pueblos tan diversos de la península el desconocimiento es más frecuente. Uno conoce su pueblo, el del vecino y los de sus parientes y poca cosa más.

Laujar de Andarax es una población de bastante importancia, en la Alpujarra de Almería. Posiblemente Granada, con la atracción inevitable de su capital de provincia, haya promocionado más su Alpujarra. Almería fue durante años una provincia considerada menor al lado de pesos pesados como Sevilla, Córdoba, Granada. Épocas de pobreza y sequía contribuyeron a fomentar, hace años, la emigración en gran parte de esta provincia y en parte de la Murcia cercana. Hoy todo ha cambiado y mejorado. Al mostrar yo mi ignorancia ante las características de ese pueblo de nombre tan poético, me comentaron:
-Pues allí nació un gran poeta, Francisco de Villaespesa.

De mis tiempos escolares, como por arte de magia, me llegó el nombre de ese escritor hoy algo olvidado de forma injusta. Villaespesa fue un autor prolífico, un gran intelectual, de mucho prestigio en su época que se codeó con la mejor y más brillante intelectualidad del modernismo. Escribió mucha poesía pero también teatro, narrativa. Hoy no es fácil encontrar reediciones de sus obras y el mundo académico lo ha dejado algo de lado. 

Una profesora me comentó en una ocasión que eso de la literatura es como la bolsa, sube y baja y a veces ni siquiera se pueden explicar los motivos de esos cambios. Villaespesa murió relativamente joven según los parámetros actuales, en 1936 y se ahorró, por lo tanto, las tragedias que siguieron a aquel año aciago lo mismo que nuestro Apel·les Mestres, cosa que considero que para ellos fue una inmensa suerte. Viajo mucho, a pesar de su mala salud, por hispanoamérica y Europa. Trató con lo mejor de la época, Rubén Dario, Sawa, Zamacois, Juan Ramón Jiménez... 

Se casó muy enamorado y enviudó pronto, cosa que posiblemente marcó la literatura posterior a la muerte de su esposa. Enfermó en Brasil y regresó a España, con todos sus archivos cuidadosamente empaquetados, para morir tres años después, a los cincuenta y nueve años. En todo caso, un aliciente más para visitar un pueblo con un nombre tan poético como Laujar de Andarax.

La escuela franquista fomentó la poesía de estos autores, cosa que quizá les ha perjudicado a la larga porque no comprometía a nada hablar de un pasado aparentemente no politizado y  era más cómodo eso que hacer referencia a las generaciones posteriores, divididas, exiliadas, muertas. Una de las poesías que más recuerdo de Villaespesa, que venía a menudo en aquellos libros de gramática autárquicos, es esta tan deliciosa, sobre la hermana que espera al hermano mirando los caminos:


LA HERMANA

En tierra lejana
tengo yo una hermana.

Siempre en primavera
mi llegada espera
tras de la ventana.

Y a la golondrina
que en sus rejas trina
dice con dulzura:

- ¡Por aquella espina
que arrancaste a Cristo,
dime si le has visto
cruzar la llanura!

¡El ave su queja
lanza temerosa,
y en la tarde rosa,
bajo el sol se aleja!

Desde su ventana,
mi pálida hermana
pregunta al viajero
que camina triste:

- ¡Por tu amor primero,
dime si le viste
por ese sendero!

¡Pero el pasajero
su calvario sube,
y se aleja lento,
dejando una nube
de polvo en el viento!

Desde su ventana
a la luna grita
mi pálida hermana:

- ¡Por la faz bendita
del Crucificado,
dime en qué sendero
tu rayo postrero
su paso ha alumbrado!

¡La luna la vaga
llanura ilumina,
trémula declina,
y en el mar se apaga!

Acaso yo, errante,
pase vacilante
bajo tu ventana,
y sin conocerme,
mi pálida hermana,
preguntes al verme
venir tan lejano:

-Dime, peregrino:
¿has visto a mi hermano
por ese camino?



No sé si el convento de San Pascual Bailón de Laujar de Andarax,  casi en ruinas desde hace tiempo, inspiró al poeta este soneto. A mi me evoca muchos conventos parecidos, hoy en mal estado a causa de la desidia de políticas culturales bastante erráticas.

CONVENTO EN RUINAS

El viejo monasterio abandonado
se pudre de vejez en la colina,
muda la torre, el coro derrumbado,
y todo el claustro amenazando ruina.

Seca la fuente, el huerto se ha secado;
en sus silencios ni un jilguero trina...
Tan sólo por las piedras del cercado
rastrera hiedra en verdecer se obstina.

Susurra el viento fúnebres querellas
por los patios ruinosos y desiertos...
Y, ajena a mundanales intereses,

parece que a la luz de las estrellas
está rezando, por los monjes muertos,
la gris Comunidad de los Cipreses.


16 comentarios:

Marta dijo...

Muy interesante el relato y muy bonita Laujar. Tendremos que ir a visitarlo algún día ;-)

Lluís Bosch dijo...

Aunque he dado bastantes vueltas por la península, Laujar es un déficit. Veremos si lo resuelvo...
Sobre las subidas y bajadas de escritores me parece algo tan raro que cuesta comprenderlo. A menudo me encuentro con escritores de hace apenas 50 años atrás que eran números uno en ventas, popularidad y prestigio. Y que sin embargo hoy nadie lee ni recuerda. Lo que me lleva a especular: de nuestros contemporáneos más famosos y valorados, ¿cuál será recordado en 2060?

Júlia dijo...

Gracias, Marta!

Júlia dijo...

Lluís, como comento, parece un poco la bolsa. Además, alguno puede estar olvidado en 2060 y recordado en 2070. Existen modas, tendencias, promociones, intereses,muchas cosas que confluyen en el tema,más allá de la calidad, siempre bastante subjetiva. No pasa sólo con escritores, también con arquitectos, pintores. Ya Descartes se preguntaba sobre la lógica de la moda en algo tan frívolo como el vestir, ya que llegamos a ver feo lo que veíamos bonito, y al revés.

Voltaire, por ejemplo, odiaba las obras con tantos muertos de Shakespeare y no le gustaba nada su teatro, podríamos encontrar muchos ejemplos.

Incluso en el campo de la ética y la moral sucede algo parecido, el aborto era criminalizado hasta hace cuatro días y, en cambio, la eutanasia se encuentra con extrañas reticencias. Cuando se describen los procesos de la inquisición contra los herejes o la brujería se olvida que los tenemos documentados porque eran absolutamente legales y 'bien vistos'. Ahora se tortura igual, pero en secreto y sin levantar acta, está mal visto.

Ante todo eso hace falta reflexionar a menudo sobre todo aquello que encontramos normal o indiscutible.

Anónimo dijo...

Julia...benvolguda,sense radicalismes ,ni això ni allò... però senzillament:Ets Catalana o espanyola? que van passan els segles ... no t'ho prenguis a mal ,però cal decidirse´n ,ja és temps

Júlia dijo...

Anònim, i tu, qui ets, que em demanes definicions i no firmes? De bon rotllo, ep.

Júlia dijo...

En tot cas el que sóc o no sóc és cosa meva.

Rosa F. Justicia dijo...

Soy Rosa, responsable de la Biblioteca Villaespesa de Laujar, espero que tu interés por el municipio y la localidad se vean satisfechas en tu visita. No dudes en ponerte en contacto conmigo si precisas información sobre el municipio o la figura de Francisco Villaespesa. Un placer.

Júlia dijo...

Muchas gracias, Rosa, no me es posible de momento pero así que pueda piensa visitar vuestro pueblo y la Biblioteca.

Juan Poz dijo...

Júlia, nos habremos leído en el Café de Luri, quizás. En todo caso, tu mención a Laujar me ha lanzado a buscar tu blog, leer la entrada y, como ahora hago, comentarla, porque hace dos semanas me hospedé, con mi mujer y mi hija, un par de días en Laujar, para hacer senderismo por la Alpujarra almeriense. ¡Una maravilla! Comenzando por el hombre que nos informó en Turismo a la entrada del pueblo, ¡qué amabilidad, por dios!, hasta los paisajes, las travesías, la comida, todo... Veníamos de San José, en la costa, y el contraste con esas dos sierras imponentes la de Gádor y la Alpujarra, te deja enamorado para siempre. No solo fue Laujar la patria de Villaespesa -con cuyo nieto, por cierto, me inicié en el deporte de la natación en Madrid-, sino sobre todo la de Boabdil, una vez fue expulsado de la Alhambra (la siguiente etapa de nuestra ruta), adonde se retiró llevándose de Granada los vivos que le quedaron y los muertos (pues vaciaron su cementerio para no dejarlo a merced de los cristianos, algo salvajes por aquel entonces, la verdad...). No estuvo más de un par de años, pero dejó huella... En definitiva, que recomiendo vivamente la visita y la estancia. Hay, a la salida del pueblo, un hotel en un altozano que domina el pueblo y el paisaje en el que se está como en la gloria: fresco, espacioso, silencioso..., ya digo, la antesala de la gloria bendita.

No vui comentar la intervenció del inquisidor perquè es desqualifica a ell mateix. Quin llast per a la convivència són aquests alienats...

Júlia dijo...

Juan, gracias por tu visita. Por desgracia todavía no conozco esta zona, en general es mucho más conocida, todavía, la Alpujarra granadina. Fue al hablar con los suegros de mi hija que supe del pueblo, tienen allí casa familiar aunque no pueden ir tanto como quisieran, espero ir por aquellas tierras cuando pueda.

Sobre los inquisidores, procuro no hacerles caso, además reconozco que no se me pueden pedir 'definiciones', soy bastante indefinida o indiferente a esos etiquetajes.

Anónimo dijo...

Me alegra haber encontrado el poema, nunca olvidado totalmente, pero con lagunas en mi memoria.perdón, no de se o ofender,creo que no es "pasé" vacilante, sino "pase".

Júlia dijo...

Tienes razón, Anònimo, he encontrado además otro error, ahora lo arreglo.

Cosme Horno Montijano dijo...

Gracias por la entrada de este blog. Estoy terminando unos días de descanso en Laujar y, buscando sobre Villaespesa, lo he encontrado. Claro, didáctico y muy interesante todo lo leído. De nuevo gracias. Un saludo.

Júlia dijo...

Gracias, Cosme, yo no conozco el pueblo, es el de la suegra de mi hija, de hecho conozco pocos sitios pero me encantó escribir esta entrada, los libros de gramática y lengua de otros tiempos incluían muchos poemas, recordé pronto algunos de este autor, y además nos los aprendíamos de memoria.

Muchos desencuentros hispánicos vienen de la falta de conocimiento sobre el país real y su diversidad, sólo programas de la tele relativamente minoritarios como Agroesfera o España en Comunidad nos muestran paisajes humanos diversos y reales y más bien se fomenta el sensacionalismo -cuando hay crímenes en algún lugar- o el debate ácido. Y sobre la literatura, cada día está más restringida y poco promocionada, más allá de cuatro o cinco autores 'de moda'.

Júlia dijo...

Cosme, ahora he mirado tus interesantes blogs y he visto que debes ser profesor de estas materias, yo era maestra pero ya llevo algunos años jubilada. Creo que se ha perdido bastante la costumbre de recitar poemas y aprenderlos de memoria, incluso la gente sin estudios hace años se sabía un montón, mi madre, mi abuelo, además de romanzas de zarzuela y fagmentos de ópera o de teatro en verso, la radio también promocionaba el recitado, sin embargo todo vuelve y espero que sea así.