sábado, 6 de diciembre de 2008

Misterios inexplicables, verdades ocultas

Me gusta el nombre que he puesto al blog, me recuerda el de un libro de Pere Calders, 'Cròniques de la Veritat Oculta'. Calders es un gran autor de narraciones breves, el mejor hasta hoy, según mi opinión, en catalán. Creo que existen algunas traducciones al castellano de sus cuentos.


Sin embargo su espíritu literario me ha jugado algunas malas pasadas. He citado alguna vez un cuento suyo, el de un jinete que regresa a su casa de noche, y al releerlo, después de algunos años, me he dado cuenta de que lo he citado mal, de que, prácticamente, he inventado otro cuento. La memoria es traidora y hay que tener cuidado con lo que se afirma de forma poco documentada. Los políticos de hoy suelen citar mal frases literarias, poemas. En eso tendrían que aprender de personajes como Fraga, a quien tantos defectos podemos encontrar, pero que era un lince en sus citaciones diversas, cosa que le hacía ameno, a pesar del fondo de la cuestión.



Una vez escribí una narracion en la que salía un loro catalán. Más adelante me di cuenta, también, de que era casi un plagio de otra de Calders, que habla de un catalán que encuentra un loro que habla ese idioma, por las américas. La verdad es que plagié de forma inconsciente, por eso ahora tengo más benevolencia con los plagiadores, quizá no siempre lo hacen de forma intencionada.



Hace años, por la tele, emitieron una breve historia que creo que protagonizaba Carlos Estrada, gran y guapo autor, creo que ya fallecido. Un creador, no recuerdo si escritor o músico, al imaginar sus obras se encontraba con que un extraño personaje 'leía' sus ideas y las plagiaba antes que él las diese a conocer. La historia era sumamente inquietante, aunque quizá tampoco, por lo que he contado de la memoria, fuese exactamente como la cuento ahora. No sé quién era el autor del guión, por cierto.



Verdades ocultas, misterios de la memoria, facultad del alma hoy algo despreciada, por desgracia, de forma injusta. Tanto que se la llego a llamar 'inteligencia de los torpes'. La memoria es necesaria para todo, perder la memoria es un drama y sin memoria no se puede hacer nada. Respecto a los plagios inconscientes, quizá tengamos una especie de alma colectiva que nos juega esas malas pasadas.

2 comentarios:

cerillasGaribaldi dijo...

Me encantará buscar las obras de Calders en castellano, porque lamentablemente el catalán consigo adivinarlo pero no lo disfruto y eso es un handicap.

Algún día me gustaría leer tus obras en castellano, pero ante la dificultad me conformaré con conocerte. Creo que eres alguien especial y tendré que hablar contigo cuando el destino decida.

Gracias por tus traducciones, Ignacio

PD: Fraga es o era ameno, no lo podemos negar, pero creció sin la gallardía suficiente para afrontar el ambiente en el que se crió.

Júlia dijo...

Supongo qu de Calders debe haber alguna cosa traducida, Ignacio.

Sobre mis obras, ya me gustaría que llegasen a traducirse, no las vendo ni a los conocidos, je, je.

A lo que me refería respecto a Fraga es que era una época en la cual los debates tenían un nivel literario remarcable, hoy se cita poco y mal, eso que en català llamamos 'la cultureta' ha ido de baja. No entro en valoraciones políticas sobre ese señor, que ha sido todo un personaje de nuestra política 'nacional'. Su imagen en calzoncillos bañándose en Almería siempre será un icono...