miércoles, 23 de abril de 2008

Canciones recuperadas


En en el magnífico programa que mencioné hace algunos días, Voces con Swing, de Radio Nacional (de España), escuché hace unos días, en el programa del 13 de abril, un famoso corrido mejicano dedicado a la malograda República. Poca cosa sabía yo, de la historia de esta canción, però la había escuchado cantar a mi madre más de una vez, sobre todo las primeras estrofas.

Mi madre, que durante los últimos años de su vida salía poco de casa, copiaba en libretas que nos pedía –y que, supongo, gustaba de estrenar, ya que muchas no están llenas del todo-, con aquella caligrafía perfecta y cuidada de la gente mayor, poemas, artículos del periódico, escritos que le llamaban la atención, e incluso a veces, cuando todavía vivía mi padre, también se ponían los dos ‘deberes’, largas multiplicaciones y divisiones al estilo tradicional, ‘para tener la cabeza clara’, me decían.

Entre poema y poema, en ocasiones, anota
ba mi mamá algún recuerdo personal, el aniversario de algún hecho familiar, la constatación de alguna muerte, recuerdos, cosas diversas que vamos encontrando aquí y allá. En uno de esos escritos que, casualmente o por misterios del azar encontré domingo pasado, hace referencia a esta canción que, explica, escuchaba de pequeña a unos músicos ambulantes, alguno de ellos ciego, por las calles del Raval barcelonés.

Yo no sabía de donde había salido la canción y ella puede que tampoco. Por el tono en qué la cantaba más bien me imaginé siempre que era una especie de cuplé y no una canción mejicana. Hoy sé que este corrido era de
Guty Cárdenas, un muy buen cantante mejicano que murió antes de los treinta años, en una pelea a tiros, en su país, pelea nunca aclarada del todo. Hay quien dice que fue una discusión política, otros afirman que se trataba de líos de faldas. Testimonios de la época admitieron que él había disparado primero, pero su muerte ha quedado envuelta en los muchos misterios que envuelven siempre las muertes violentas de personas jóvenes y prometedoras...

Cárdenas murió en 1932. Su
corrido está lleno de la ilusión de los primeros tiempos republicanos, incluso el rey está tratado con respeto. Su muerte parece, hoy, una especie de mala premonición de las desgracias que tenían que acontecer. Por algún rinconcito de internet se puede encontrar la letra del corrido, pero, para facilitar la búsqueda a los nostálgicos curiosos, la copio en mi blog:

A contarles vengo la última noticia/ que del mundo entero la atención merece/
Hoy la vieja España es republicana/ ya no es monarca don Alfonso XIII.
Después del gran triunfo de las elecciones/ y por el camino de la acción civil/
Los republicanos, que ya eran legiones/ tumbaron el trono el 14 de abril.
España, españa, tu valentía
La monarquía, ya destruyó.
España, España, tu vieja historia
Tiene otra gloria, por tu valor.
Sin haber desorden, sin algarabía/ cuando en el destino se llegó la hora/
En la paz completa, a la monarquía/ derrotó con votos Alcalá Zamora./
Cuando la derrota era irremediable/ dicen que el monarca dijo a Romanones:
-La paz de la patria es lo indispensable/ me voy al destierro con mis tradiciones.
España, España...
Y gallardamente, se fue don Alfonso/ aceptando el fallo de la democracia/
Y por toda España se cantó un responso/ como funerales de la aristocracia.
Al subir a bordo oyó en una barca/ a un grupo de obreros gritando con saña:/
-Muera Alfonso XIII, abajo el monarca!/ y el rey destronado dijo: -Viva España!
(recitado)
España resurge, otra vez despierta/ a las realidades que impone la historia/
España renace, España está alerta/ y de nuevo marcha en pos de la gloria.
España, España...

Alcalá Zamora, Romanones... ay, no sé si mucha gente joven sabe hoy quiénes fueron, estos señores. Por no hablar de los responsos y las algarabías.

4 comentarios:

cerillasGaribaldi dijo...

Creo que las libretas de tu madre eran las precursoras de los Blogs y los Brain Trainning....

Saludos, Ignacio

Júlia dijo...

Posiblemente, toda una rama de la familia hemos tenido la manía de escribir donde podíamos...

Buenos días, Ignacio.

Patxi Mendiburu dijo...

Por esa época yo también escribía sobre mi madre y esa melodía, pero aplicada a un atraco que ocurrió en Zaragoza en 1932. Echa una ojeada a esta entrada y ya me dirás qué es lo que escuchó tu madre a esos músicos ambulantes:
http://patximendiburu.blogspot.com.es/2009/01/en-un-estanco-de-la-calle-del-coso.html
http://patximendiburu.blogspot.com.es/2009/06/cemborain-la-republica-y-el-crimen-de.html

Júlia dijo...

La he leído, Patxi, muy interesante, sin embargo no recuerdo alusiones al crimen zaragozano, sólo le escuché cantar el tema'original' sobre Alfonso XIII y la República, en alguna ocasión también le escuché una tonadilla sobre Espartero, siento no haber apuntado la letra.